Entradas

La importancia del detalle

La organización de cualquier acto o evento no es un trabajo sencillo, la elección del espacio, el programa del acto, la recepción de los invitados, la coordinación entre los distintos proveedores, invitaciones, regalos, hoteles, transporte, catering, presupuestos, producción audiovisual…., todo esto y mucho más forma parte de una larga lista de responsabilidades que hemos de tener en cuenta si queremos ofrecer un servicio de calidad a nuestros clientes en la organización de sus eventos.

Cuando empresas e instituciones organizan eventos, no sólo el contenido de los mismos afecta a su imagen, el éxito en la organización es fundamental para conseguir una buena percepción de la marca.

La diferencia entre un evento convencional y un evento memorable reside principalmente en el cuidado de los pequeños detalles, que en muchos casos no son percibidos de manera consciente o inmediata por parte de aquel que los disfruta, sin embargo, son estos detalles los encargados de ir creando en su mente un patrón de diferenciación favorable frente a otras experiencias ya vividas, lo que se traduce en una valoración altamente positiva y memorable del evento y de la marca.

Pero el cuidado del detalle no solo afecta al proyecto en su fase de exhibición, va mucho más allá y en la mayoría de los casos es el principal responsable de la buena relación cliente/proveedor, facilitando la comunicación y empatía entre ambos, consolidando sus relaciones profesionales y finalmente, fidelizando al cliente.

Items de portfolio