Música y eventos: un mundo de emociones

Son de sobra conocidos los múltiples beneficios que la música aporta a nuestras vidas, capaz de transformar nuestros estados de ánimo, la música esta presente en la mayoría de nuestros recuerdos, a los que con frecuencia asociamos una melodía determinada. Íntimamente ligada a las artes escénicas, la música es la máxima responsable a la hora de arrancarnos una sonrisa, provocar una lágrima o hacernos estremecer de pánico en nuestra butaca. Al igual que no concebimos una película sin su banda sonora, sin la cual no sería capaz de transmitir plenamente las emociones, no podemos plantearnos una reunión de empresa, una convención o el lanzamiento de un nuevo producto sin contar con un buen apoyo musical.

Científicos como la profesora Caroline van Niekerk de la universidad de Pretoria nos demuestra a través de su estudio “Improving Quality of Meetings” algunas de las propiedades de la música que hacen de esta, una herramienta fundamental en la producción de un evento. De igual manera, Lenn Millbower, training leader de Walt Disney y experto en integración de la música en todos los ámbitos de la comunicación, también nos habla de sus muchos beneficios: “la música establece un ambiente positivo, ayuda a la memorización y a la secuenciación, fomenta la creatividad, aumenta la cohesión, la participación y el trabajo en equipo, libera del estrés y genera empatía y buen humor.”

Hoy en día, no se concibe un evento por pequeño que este sea sin una cuidada selección musical para enfatizar, como si de una banda sonora se tratara, los momentos más importantes del mismo.

La utilización de la música en actividades de teambuilding, formación o de relación social están claramente valoradas en los departamentos creativos de cualquier agencia, así como otras propuestas relacionadas con el empleo de la música como vehículo para facilitar la comunicación, tales como la personalización de canciones de éxito a las que se les adapta la letra para transmitir de esta manera los principales mensajes e ideas que se quieran comunicar, la contratación de músicos para la amenización del evento o la realización de vídeos de carácter motivacional en los que la banda sonora juega un papel fundamental.